Las superseries son una forma de entrenar la fuerza en la que se pasa de un ejercicio a otro sin realizar ningún descanso.

Hay muchas formas de entrenar nuestra fuerza y una de las maneras de entrenar que se puede utilizar son las superseries.

Los ejercicios normalmente se estructuran en series, repeticiones y con un tiempo de descanso entre o segundos a 5 min. El tiempo de recuperación entre series va en función de la intensidad y el tipo de entrenamiento que se utilice.

En cambio, cuando entrenamos en superseries no habrá ese tiempo de descanso entre series.

En este tipo de entrenamiento se utiliza el sistema láctico, donde se utilizará el glucógeno muscular para coger energía, y producirá ácido láctico que posteriormente se reciclará para posteriormente ser utilizado. La frecuencia cardiaca estará por encima del 70%. Nuestro ritmo cardiaco será alto.

Con este tipo de entrenamiento lo que buscamos es aumentar la cantidad de trabajo que realizan los músculos. Dependiente del tipo de superseries que utilicemos para entrenar obtendremos unas ventajas u otras.

Si realizamos superseries donde los dos ejercicios implican los mismos grupos musculares, la intensidad en la segunda serie se incrementará y provocará un aumento de la masa muscular.

En los entrenamientos donde los grupos musculares están relacionados entre si, habrá una mejor definición del músculo, una mayor resistencia muscular.

Aquí os muestro 5 maneras de entrenar en superseries:

  • Superseries de aislamiento o simples: el contrario a las compuestas, se utilizan ejercicios simples donde se utilizaran de manera directa como máximo dos músculos, a diferencia de los compuestos donde trabajan muchos más músculos.
  • Superseries compuestas: pasar de un ejercicio compuesto a otro compuesto con un peso a partir de 70% del máximo según el nivel de cada persona. En estos ejercicios se ven involucrados varios músculos por eso los llamamos compuestos. Por ejemplo de una sentadilla con barra trasnuca a un peso muerto con barra libre.
  • Superseries movimiento simple/complejo: primero se realiza un ejercicio simple donde implicamos pocos músculos y se pasa al complejo, donde trabajamos varios músculos.
  • Superseries músculos sinergistas: se trabaja dos grupos musculares de sentido opuesto, agoniza antagonista, como por ejemplo, biceps y tríceps. Agoniza el que se contrae, antagonista el que se relaja.
  • Superseries escalonadas: se trabajan músculos independientes del cuerpo, por ejemplo de un músculo del tren inferior y se pasa a otra del tren superior o al contrario.

Entrenando de esta forma reduciremos el tiempo de los entrenamientos. Se agradecerá sobre todo en los días que dispongas de poco tiempo.

Aunque las superseries son muy beneficiosas, el entrenamiento excesivo de esta manera puede dar lugar a lesiones o daños musculares. Cuando entrenamos con superseries nuestros músculos no descansan y los agotamos y fatigamos más rápidamente. Una manera de reducir el daño en nuestros músculos es reduciendo la carga en el segundo ejercicio.

Solo las personas que ya están entrenadas deberían entrenar en superseries, para no sufrir daños o lesiones.