En los deportes de resistencia como pueden ser el ciclismo, el maratón, triatlón o deportes de montaña se suelen tomar geles energéticos para asegurar el máximo rendimiento. Si tu eres una de esas personas que toman geles voy a intentar guiarte para que no caigas en errores a la hora de tomártelos y saber de que manera y como lo tienes que tomar.

Los geles energéticos son un suplemento energético para los deportistas que practican ejercicios de larga duración. Son gelatinosos y fáciles de ingerir ya que suelen estar diluidos en agua para que sea más fácil tomarlos sin tenernos que parar mientras estamos en mitad de una competición.

Las dos fuentes principales de combustible para alimentar los músculos cuando se está haciendo ejercicio son las grasas y los carbohidratos. Las grasas se descompone en energía utilizable lentamente, por lo que es una fuente de combustible ineficaz cuando corremos muy rápido dado que necesitamos energía rápida que nos la aportarán los carbohidratos.

Los geles energéticos nos aportan principalmente energía en forma de hidratos de carbono de rápida absorción. Los deportes de larga duración tienen más demanda de energía que cualquier otro deporte.

El glucógeno es la principal fuente de energía rápida para los deportistas, tienen una capacidad de aproximadamente 90 minutos, es decir, que a partir de entonces las reservas de glucógeno se agotan como fuente de combustible. Por ello es necesario planificar una estrategia de nutrición y asegurarnos de cubrir las demandas energéticas que necesita nuestro cuerpo. Así que podemos decir que los geles energéticos están diseñados para reponer las reservas de hidratos de carbono que se agotan cuando hacemos ejercicio.


 
Los geles además de estar compuestos principalmente por hidratos de carbono, suelen contener sales o electrolitos y algunos cafeína.

  • Los hidratos de carbono están  destinados a reponer los depósitos de glucógeno que vamos gastando y que utilizarán el cerebro y los músculos como combustible.
  • Las sales favorecen la reposición de electrolitos que se pierden con el sudor y la orina durante la carrera o entrenamiento. Nos ayuda a asimilar mejor los carbohidratos y favorecer la absorción de líquidos, aumentando el ritmo de absorción de agua. Suelen contener sodio y potasio, fundamentales para una correcta función muscular y un equilibrio de los electrolitos.
  • La cafeína destaca por su función analgésica, disminuiye la percepción del dolor, combate la fatiga, activa el uso de grasas como combustible para el organismo y promueve la respuesta termogénica del cuerpo, aumentando el gasto energético tras su consumo.

Cada gel contiene normalmente en torno a unos 45 g de gel energético, la dosis adecuada para consumir mientras practicamos deporte. Los deportistas de resistencia necesitan entre 30 – 90 g de hidratos de carbono por hora dependiendo de la duración del ejercicio, cuanto más dure mayor será la energía que necesitas.

La manera en que debemos tomar los geles es muy individual ya que cada persona absorbe y procesa los carbohidratos a un ritmo diferente, algunos pueden sentir el efecto en tres minutos, mientras que otros pueden tardar en notarlo hasta 15 minutos. Pero a niveles generales teniendo en cuenta que los geles energéticos contienen entre 20 – 30 g de hidratos de carbono, dependiendo de la duración del ejercicio deberíamos tomar un gel cada 45-60 min.

Durante la prueba si sentimos momentos de debilidad o de un esfuerzo extra es buena opción combinar geles con cafeína. No es recomendable tomar más de 3 – 6 mg / kg de cafeína durante el ejercicio.

Algunos corredores toman un gel antes de que empiece la carrera. No hay ningún problema a la hora de tomarlos, pero es mejor opción consumir un buen desayuno y tomar el gel durante la carrera.

Es muy importante acompañar los geles energéticos con agua para asimilar bien y rápidamente los nutrientes. Si tomamos un gel energético que contiene 20 g de hidratos de carbono deberíamos tomar 200 ml de agua. Tomalo en pequeños sorbos apretando poco a poco el envase del gel, en al menos dos tomas. Tienes que tomarlo poco a poco para que el sistema digestivo reciba todos sus nutrientes lentamente y poder absorberlos y asimilarlos sin ningún problema. Además, así sus azúcares pasarán a la sangre también lentamente, sin riesgo a que se produzca una hipoglucemia reactiva que te deje seco. Lleva el gel en la mano y tarda por lo menos  5-10 min  en tomarlo y así nunca tendrás problemas.

Este  inofensivo suplemento puede arruinarte una carrera, así que os recomiendo que antes de lanzarte a la aventura y probarlos por primera vez en una carrera, los pruebes durante los entrenamientos para saber como te sientan y no tengas problemas gastrointestinales, flato, retortijones, vómitos, … durante la competición.

Cada corredor es un mundo y debe ir probando cual es el que mejor le sienta y qué marca es la que asimila mejor o más le gusta.

Debemos de saber que los geles no hacen milagros y que es importante un buen entrenamiento además de una buena alimentación. Lo que nos evitarán los geles es dado al esfuerzo al que sometemos al cuerpo, poder sufrir desfallecimientos, calambres o lesiones…

En resumen, los geles energéticos nos ayudan a reponer el glucógeno y las calorías que quemamos cuando hay que correr duro.

Imagen cedida por www.nutrepro.com tienda online de nutrición deportiva.