La leche merengada es un helado fácil de hacer. Un dulce muy bueno típico de la gastronomía española con sabor a limón y a canela que puedes tomarlo granizado o helado, aunque lo ideal es tomarlo congelado. Un helado perfecto para deportistas ya que no lleva nada de grasas malas, ni azúcares y esta lleno de proteína.

Ingredientes:

  • 1 l. de leche desnatada sin lactosa.
  • 1 limón
  • 1 ramita de canela
  • Stevia
  • 4 huevos

*Si quieres hacer menos cantidad utiliza la mitad de ingredientes.

Preparación:

1.- Incorpora en una olla la leche junto a la ramita de canela, Stevia al gusto y la piel del limón (sólo la piel del limón, esto es importante, ya que si añades la parte interna del limón amargará).

2.- Cuando empiece a hervir la leche baja el fuego y déjalo que cueza 5 min. más.

 

leche-merengada

 

3.- Retira del fuego, cuélala para retirar la cascara del limón y la rama de canela, y deja que se enfríe a temperatura ambiente.

4.- Bate las claras de los huevos a punto de nieve. (Para los más rápidos o los que le da más pereza cocinar pueden saltarse este paso y hacerla sin huevo pero no tendrá tanta proteína, ni estará tan sabroso. Lo podrás tomar líquido bien frío metiéndolo en la nevera o un ratito en el congelador).

5.-Mezcla con la leche hasta que quede una consistencia homogénea.

6.- Incorpora la leche en un recipiente. Puedes hacerlo en vasos, moldes de polo, fiambreras,…

7.- Introduce en el congelador, sácala de vez en cuando y remueve conseguir una textura cremosa. Una vez hecho esto ya puedes conservarla en el congelador.

8.- Si no la pones en moldes de polo cuando la vayas a servir espolvorea con un poquito de canela en polvo.

Granizada: Métela en el congelador sin que llegue a congelar y batela. Si ya esta congelada una vez vayas a tomarla déjala fuera de la nevera en par de horas y bátela con la batidora.

Congelada: Déjala en el congelador hasta que este sólida.

El resultado es espectacular y está buenísima. Una receta muy refrescante, sana e ideal para tomar en verano.