La salvia es de origen mediterráneo, y pertenece a la família de la menta, es una planta con muchas propiedades, entre ellas está el ayudar a deshinchar el abdomen, siendo ideal si lo que quieres es bajar de de peso.

Es una planta muy buena para los que están haciendo dieta, porque entre los beneficios de la salvia se encuentra el hecho de que puede regular la función digestiva.

Si consumes infusión de salvia puedes aliviar y prevenir las inflamaciones que se producen por los malestares estomacales, como por ejemplo cuando comemos alimentos que no estamos acostumbrados como fritos,… o nos pegamos un atracón o algo nos sienta mal, ya que tiene propiedades anti-inflamatorias por lo que también puede ayuda a aliviar dolores musculares.

La infusión de salvia depura el organismo y desecha las tóxinas que tenemos en nuestro cuerpo y facilita la eliminación de líquidos sobre todo de las piernas, tobillos y pies.

Si quieres estimular el sistema digestivo, así como eliminar de forma más eficaz las grasas y las toxinas tómalo en ayunas. Puedes añadirle zumo de limón, o edulcorarlo con Stevia o miel.

También puedes usarla en ensaladas, platos de verdura, legumbres, sopas, carnes o pescados. Recuerda que además debes llevar una dieta saludable.

Si nos pasamos al lado del deporte podemos decir que esta planta ayuda a reducir la sudoración excesiva, muy importante para la pérdida de sales minerales y agua que nos pueden conducir a la deshidratación. Además por sus propiedades anti-inflamatorias ayuda a los dolores musculares después de realizar ejercicio. Y si has sufrido una lesión nos ayuda como cicatrizante aplicas a la herida una gasa empapada en agua de salvia.

En el caso de sufrir agotamiento y cansancio, la salvia nos ayuda ya que estimula el sistema nervioso central.
Además puede ayudar a regular la glucemia ya que elimina el exceso de azúcar en sangre y controlar los niveles de azúcar en sangre.

No es recomendable para las mujeres en su etapa de lactancia o embarazadas.