El potasio es un mineral esencial en nuestra alimentación. Es el tercer mineral que más abunda en nuestro cuerpo, junto al calcio y al magnesio.

Es especialmente importante en la regulación de la actividad de los músculos y los nervios. Actúa en la transmisión del impulso nervioso y junto con el sodio, regulan el nivel de agua que existe tanto en el interior como en el exterior de éstas, se encargan de controlar y nivelar los líquidos corporales.

También participa en el crecimiento de la masa muscular ya que está asociado al almacenamiento de glucógeno en su interior, por lo cual el aporte de potasio es muy importante en las dietas de los culturistas y deportistas.

Cuando se produce una falta de este nutriente en el cuerpo se provocan diferentes apariciones tales como debilidad de los músculos, calambres, taquicardia, hipotensión, ( niveles bajos de tensión arterial ), sed y falta de apetito. Normalmente la pérdida de potasio es debida al bajo nivel de agua, por ejemplo cuando la persona está con vómitos, diarrea, sudoración profusa. Después de un entrenamiento intenso, si nuestro cuerpo detecta un déficit de potasio en sangre estos son algunos efectos que podremos sentir.

Para los que realizan una fuerte actividad física, deben tener en cuenta que es muy importante que ingieran una cantidad de potasio regularmente y mayor de lo normal ya que con la actividad física se pierde gran cantidad a través del sudor y su déficit puede causar calambres.

¿Nunca has visto a deportistas que tras la actividad física se comen un plátano? lo que están haciendo es incrementar el potasio ya que es muy bueno mantener los niveles de potasio necesario para el organismo.

¿Y por qué el plátano es una de las frutas más recomendadas para deportistas? Por su alta concentración de agua y potasio. Ayudan a la recuperación post ejercicio.

Entre los alimentos que se encuentran contienen altos niveles de potasio destacan: el aguacate, Coles de Bruselas, las frutas como el plátano o la ciruela, legumbres o menestras (lentejas, garbanzos, alubias), dátiles, uvas pasas, perejil, frutas (naranjas y frutas ácidas, melón, sandía, manzanas), las verduras de hoja verde (acelgas), champiñones y hongos secos en general, levadura seca, los frutos secos, el café y el cacao, la soja, el tofú, las carnes en general y pescados grasos, y los cereales integrales.

Se recomienda tomar 2 g a 5 g al día según la actividad física realizada.

El potasio es vital para el buen funcionamiento de los músculos, ya que participa en su crecimiento.