El mango es también conocido como melocotón de los trópicos. Una fruta dulce y sabrosa rica en carbohidratos.

Entre sus muchas propiedades el mango nutre y depura el organismo con sus propiedades antioxidantes y diuréticas. Gracias a su alto contenido en Vitaminas A y C, y a sus ácidos málico y palmítico, el mango es una fruta muy antioxidante. La cantidad de vitamina que contiene depende de su madurez: si su piel es de color verde tiene más vitamina C, pero conforme madura aumenta la vitamina A.

El mango contiene un 83 % de agua, y a pesar de su sabor dulce y ser muy rico en azucares nos aporta pocas calorías y azúcares fácilmente asimilables. Por ello, el mango es una fruta recomendable en dietas de adelgazamiento, para tomar tanto en el desayuno como en el tentempié, satisfaciendo la sensación de saciarnos, proporcionando una elevada cantidad de agua y evitando la ingesta de calorías y grasas innecesarias. El mango al ser rico en azucares, nos aporta energía suficiente para afrontar el día.

El mango nos aporta también gran cantidad de minerales hierro, cobre, magnesio, potasio y calcio. Son muy bajos en grasas saturadas, colesterol y sodio. Los mangos tienen altas cantidades de pectina, una fibra dietética soluble que ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre.

El mango es una fruta tropical que vale para cualquier tipo de dieta que se siga, tanto de adelgazamiento como para ganar masa muscular, ya que contiene muchas vitaminas, minerales y antioxidantes.

Para rendir al máximo nivel, antes del ejercicio se debe recurrir a las frutas con índice glucémico bajo (pera o manzana); después, con altos valores de glucosa (plátano, naranja o mango). El mango es una fruta rica en hidratos de carbono y potasio y ayuda a hacer frente a la rutina de entrenamiento, consiguiendo que los músculos respondan y se eviten los desajustes de electrolíticos que derivan en calambres musculares. El mango es una excelente opción para obtener energía rápida y de fácil asimilación al igual que el plátano.

Se puede consumir tanto sólo, como en ensaladas y zumos.

Las frutas no pueden faltar en nuestra alimentación diaria, debemos consumir por lo menos dos piezas de fruta al día.

Truco: Para que maduren envuélvelos en un periódico a temperatura ambiente.