Y ahora te preguntarás ¿qué es la CPK? Pues en esta publicación os quiero explicar muy brevemente y de la forma más sencilla posible el poder que tiene el controlarnos la CPK.

La CPK es una enzima, la creatina fosfoquinasa, que tiene que estar en el organismo para que se produzca reacciones químicas de creatina (nutriente muscular),esta encima acelera la liberación de energía para que nuestros músculos se pongan en funcionamiento.

Si tenemos esta enzima muy elevada quiere decir que nuestros músculos están agotados, por sobre-entrenamiento, exceso de trabajo, … y esto puede provocar que las fibras musculares acaben rompiéndose. Así que lo más recomendable es que cuando esto ocurre el deportista baje la carga o el volumen de trabajo hasta que sus valores vuelvan a ser los normales, y si no es así y no se restablecen, parar y tomarse un descanso hasta recuperarse.

La concentración de CPK aumenta principalmente después de entrenar, que es cuando se producen microrroturas en nuestros músculo. El punto más alto lo tendremos unas horas más tarde del entrenamiento y vuelve a su normalidad tras 48h-72h según el tipo de entrenamiento que hayas realizado. Aunque en personas entrenadas y habituadas al entrenamiento estos valores se pueden restablecer antes.

Los niveles normales están alrededor de 80 U/l. Estos pueden incrementarse hasta 200 U/l al entrenar de forma regular. A partir de +/- 300 U/l es cuando debes comenzar a preocuparte y controlar el ritmo de tus entrenamientos. (Estos niveles también varían entre hombres y mujeres).

Controlar este parámetro es importantísimo cuando los niveles de entrenamiento son elevados y con cargas altas para que un deportista no acabe rompiéndose.

Si que es verdad que todos los deportistas no tienes los mismos valores y unos toleran más la CPK alta que otros, por ejemplo los deportista de raza negra tienen unos valores mucho más superiores, pudiendo sobrepasar los 1.000 sin producirse ningún tipo de lesión. Sus fibras musculares son mucho más rápidas. Ciclistas que superan los 600. Así que tampoco podernos asustarnos cuando nuestros niveles superen los 300. Lo importante es saber cuales son los nuestros niveles normales y si se elevan estar alerta.

Hoy en día este es el gran secreto de los médicos de los futbolistas profesionales, cuando los niveles se disparan en sangre les indica cuando un jugador tiene peligro de rotura muscular, esto se comunica al preparador físico para que baje el nivel de entrenamiento del jugador  o lo reserve en el banquillo.

¿Qué deportistas suelen tener los niveles de CPK más altos? Los que corren maratones, ultras o triatlones. Como ya sabemos en las pruebas de largas distancias se produce un estrés altísimo a nivel muscular, y esto se traduce en que los niveles sean también muy altos.

¿Pero que músculos podemos tener en riesgo si se elevan nuestros parámetros normales? No siempre podremos saber que músculos son los que tendremos riesgo de lesionarnos. Pero si es un parámetro buenísimo y una buena arma para prevenir lesiones y para controlar los entrenamientos y ajustar las cargas de trabajo.

Y ¿por qué se eleva la CPK en sangre? En las fibras musculares se producen microrroturas cuando se castiga demasiado el tejido conectivo (tejido de conexión con otros tejidos), la membrana se lesiona y es cuando la enzima CPK sale a la sangre.

Ya sabemos que la CPK elevada nos indica destrucción muscular (catabolismo). Así que controla tus niveles y evita lesionarte sobre todo cuando estas sometiendo tu cuerpo a niveles muy altos de entrenamiento. Entrena fuerte, pero también descansa, como has visto el descanso y las diferentes intensidades en tus entrenamientos es fundamental para tener una buena condición física.