Cada vez hay más corredores de asfalto que tienen la curiosidad por conocer y adentrarse en el mundo del trail. En esta publicación os voy a dar una serie de directrices con el fin de que conozcais las claves y disfrutais de esta otra manera de correr.

La montaña es más peligrosa y bastante más dura que el asfalto, pero también es verdad que correr por la montaña es una de las cosas más gratificantes que puedes encontrar, rodeándote de un entorno limpio y natural.

Es importante que actúes con seguridad cuando vayas a hacer trail, equipate con un GPS y márcate una ruta o recorrido para evitar perderte.

Lo primero que tendrás que tener en cuenta, es que la ropa que se utiliza en asfalto es diferente a la de trail. Deberás utilizar un calzado específico para el terreno de montaña, que te aporte estabilidad, amortiguación y agarre, y si tiene refuerzo en los laterales y en la puntera mucho mejor, así las zapatillas te durarán mucho más tiempo. No utilices las mismas zapatillas que utilizas en asfalto, desgastarás la suela muy rápidamente, y te arriesgarás a lesionarte con más facilidad.

La temperatura en la montaña y en el asfalto tampoco es la misma, sobre todo en invierno, donde deberemos utilizar ropas términas y cortavientos.

Equipate con una mochila donde puedas meter la ropa en caso de que te moleste, así como para poder hidratarte.

Correr por la montaña necesita más preparación y más técnica. Si eres de los que estas pensando en probar el trail, lo primero que tienes que saber es que tienes que pasar por un periodo de adaptación.

Una buena manera es buscar lugares que tengan desniveles que nos ayuden a realizar los cambios de ritmo, de velocidad y de dirección que nos pide la montaña, o rodar por un monte con poco desnivel. Intenta realizar subidas y bajadas para preparar las piernas, es la parte que mayor preparación necesita.

También tendremos que tener en cuenta el realizar entrenamientos de fuerza ya que en el trail los músculos sufren mucho más que corriendo por asfalto.

Una vez hayas pasado el periodo de adaptación y te introduzcas más afondo en el trail, deberás de empezar con rutas cortas y que no requieran mucha técnica, y no apuntarte directamente a la famosa carrera que has visto. Es como cuando una persona quiere apuntarse a una maratón sin ni siquiera haber corrido una 10 k. Nada de carreras super duras, empieza poco a poco a tomar contacto con este mundo y te traerá grandes satisfacciones.

Intenta salir con gente que ya tenga experiencia previa en este deporte o un grupo de entrenamiento, te servirá para introducirte más rápidamente en este mundo, conocer rutas, técnica, etc…

El running en montaña es muy diferente al que estas acostumbrado. No tendrás que tomar como referencia los ritmos ni los kilómetros por los que te guías en el asfalto, tendrás que guiarte más por el tiempo de carrera, ya que el terreno de montaña tiene mucho más desnivel y más inestabilidad. El ritmo será diferente, menos constante y más lento debido a que la superficie del terreno varia, te encontrarás con más subidas y más bajadas, y correrás más por las sensaciones que por el tiempo.

Entrenando dos veces por semana en montaña y uno en asfalto será una buena manera de empezar.  También es aconsejable realizar series, por ejemplo, series de 300 m de subida, bajas recuperando, vuelves a subir 300 m fuerte y bajas fuerte.

Puedes aumentar la intensidad del entrenamiento cada semana con una semana de descanso activo al mes, de esta manera te recuperarás y no estresarás tanto la musculatura.

En las subidas empinadas una buena técnica para subir más rápido y tener menos desgaste físico es apoyar las manos sobre el cuadriceps y ayudarte con el impulso.

Es normal que al principio tengas agujetas, eso querrá decir que el cuerpo se está adaptando a las nuevas exigencias que requiere el trail.

Asegura tu pisada, estate atento al recorrido para no sufrir ningún contratiempo y lesionarte. Presta atención a las zonas con rocas y resbaladizas. Las zancadas también serán más cortas en trail que en asfalto debido a la inestabilidad del terreno.

El trail es un deporte mucho más completo que el asfalto donde aprenderás más a conocer tu cuerpo y tus limitaciones.