Si te ajustas a tus macros puedes comer cualquier alimento que desees, siempre y cuando se ajuste en tu división calórica de macronutrientes diaria ( proteínas, carbohidratos y grasas). La esencia del concepto es que si tu comes avena y pan de trigo integral, el resultado (por lo que la composición corporal se refiere) es el mismo que si usted fuera a comer la misma cantidad de hidratos de carbono y grasas de rosquillas, siempre y cuando la ingesta de calorías sea igual y los objetivos de macronutrientes no se vean afectados. De acuerdo con esta teoría, no está ganando grasa corporal por los tipos de alimentos que se consumen, más bien el exceso de calorías que se consumen.

¿Idea equivocada?

No estoy diciendo que debas ir a McDonalds y comerte de golpe tres Big Macs y un montón de refrescos sólo porque se ajusta a sus macros diarias. Obviamente, es mejor planear tu dieta basandote alimentos buenos y saludables, ricos en micronutrientes. Sin embargo, si necesitas comerte un helado o alguna otra cosa que se te haya antojado, puede adaptarse a los macronutrientes diarios y no tener que afectar negativamente a tu cuerpo.

Pero, ¿qué pasa con el índice glucémico (IG)?

El IG es absolutamente irrelevante cuando se trata de la composición del cuerpo debido a la ecuación metabólica, que es similar a la ley de la termodinámica. No siempre van a ser los picos de insulina, los responsables de lo que comes. Lo que es importante es su contenido calórico total durante el día. Tu cuerpo va a utilizar la energía que necesita, independientemente de dónde se obtenga la energía. IG bajo o alto, no importa.

La verdad sobre los carbohidratos

El cuerpo necesita fuentes fácilmente disponibles de energía como la glucosa y carbohidratos, de lo contrario tu cuerpo va a atacar en tu tejido muscular. El ejercicio anaeróbico (como el entrenamiento con pesas) utiliza casi exclusivamente glucosa para obtener energía, a través del proceso de la glucólisis. Los hidratos de carbono, y grasas de la dieta tienen efectos ahorradores sobre la proteína, que es importante en la conservación de tejido muscular.

La conclusión es que, en el caso de un excedente de calorías (después de que los carbohidratos se conviertan en glucosa), lo que no se utiliza para estimular las funciones corporales se transforma en las reservas de grasa. Los carbohidratos no utilizados (y otros macronutrientes, para el caso) te harán ganar grasa corporal. Nuestro objetivo principal con los carbohidratos es proporcionar suficiente energía para el cuerpo, pero no más.

Una estrategia empleada por muchos deportistas que intentan perder grasa corporal implica seguir un plan que sería tres o cuatro días bajos en carbohidratos, seguidos por unos días de alta en carbohidratos. Los días bajos en carbohidratos crearán un déficit de hidratos de carbono y un déficit de calorías (por lo general) que le ayudará a quemar el exceso de grasa corporal. El día de alta en carbohidratos se “engaña” al cuerpo haciéndole creer que no está a dieta, y algunas de esas hormonas que necesitamos para quemar grasa comenzarán a subir de nuevo.

Otra buena razón para realizar esto es para reponer el glucógeno muscular. Esto es importante como fuente directa de energía para nuestros entrenamientos.

En resumen, tú puedes planearte algunos días una ingesta de hidratos de carbono baja y obtener grandes resultados.

Alimentos buenos y malos

No hay tal cosa como el consumo de alimentos “buenos” o alimentos “malos” (de nuevo, por lo que la composición corporal se refiere). La composición corporal es regulada por objetivos de macronutrientes y los requerimientos de calorías, y se puede llenar con los alimentos que prefieras.

Por ejemplo, las siguientes dos comidas son más o menos iguales:

600 calorías, 30 gramos de carbohidratos, proteína de 40 gramos y 25 gramos de grasa derivada de pechuga de pollo, brócoli, arroz blanco y 2 cucharaditas de mantequilla.

600 calorías, 40 gramos de carbohidratos, 30 gramos de proteína y 20 gramos de grasa deriva de 3 trozos de pizza de pollo.

Ahora, para mi personalmente, para hablar de grasa corporal baja, es importante el consumo de alimentos tradicionalmente “limpios” en su mayoría. Comer pizza y un helado o beber una Coca-Cola, pueden no sentirse tan bien, pero no habrá ninguna diferencia en la composición corporal.

Resumen

Conocer la verdad sobre los carbohidratos y macronutrientes puede marcar la diferencia entre renunciar o aumentar tu entrenamiento, o dieta solamente porque “comió” comida algo grasienta. Continúa adelante y hacia la obtención de tus objetivos.