El catabolismo es el proceso más temido para todos los amantes de las pesas, que produce la destrucción de la masa muscular.

Si los entrenamientos son muy intensos, no hay una buena alimentación, ni un buen descanso es posible que se produzca el catabolismo.

Es más difícil llegar al catabolismo sobre todo si eres principiante y tu masa muscular todavía no es muy elevada, pero para los culturistas que entrenan duro y tienen un gran volumen de masa muscular es más fácil que ocurra esto.

Cuando el cuerpo no tiene alimento de donde nutrirse, se alimenta de sus propios tejidos y de esta manera consumiendo y alimentándose del músculo, destruyendo poco a poco nuestra masa muscular. Muchas personas con dieta de adelgazamiento, caen en el error de comer poco y o mal, sin caer en la cuenta que de esta manera van acabando con su masa muscular y perdiendo el tono y la fuerza. Por eso es tan importante para prevenir el catabolismo llevar una buena alimentación:




– Consumir al menos un 30% de proteínas: pollo, pescado azul, leche, atún, huevos, carnes magras rojas,.. Normalmente nuestro cuerpo necesita entorno a 2g por kl de peso, pudiendo aumentar la ingesta hasta 4 g por kl de peso si quieres aumentar considerablemente tu masa muscular.
Consumir proteína no te va a hacer engordar, pues lo que debemos hacer es ver que los alimentos que te vas a comer tengan mayor aporte proteico que de grasas y calorias.

– Un 30% de las calorías que aportamos a nuestra dieta debe provenir de las grasas (siempre evitando las saturadas y consumiendo insaturadas), aceite de oliva, frutos secos, semillas, pescado azul como el salmón que es rico en Omega-3.

– Un 40% de la dieta debe estar compuesta de carbohidratos necesarios para que nos den esa energía que nuestro cuerpo necesita.

– Hay que comer frutas y verduras que nos aportaran vitaminas, minerales y fibra.

Si no aportamos a nuestro organismo los hidratos de carbono y grasas necesarios, cuando nuestro cuerpo los haya utilizado en forma de energía y no tenga de donde sacar más, recurrirá a nuestros músculos y con ello el catabolismo tan temido.

*Tenemos que tener en cuenta que los porcentajes que he puesto son relativos, podremos bajar o subirlos dependiendo de la actividad física que se realice y los objetivos que tengas.

Nada más entrenar come primero carbohidratos simples y a los 20 min más o menos proteína para poder recuperar con mayor rapidez las cadenas de aminoácidos que se han dañado durante el entrenamiento.

Al igual que la alimentación, el descanso es muy importante, cuando duermes tu cuerpo repara todas las fibras musculares que han sido dañadas en el entrenamiento.

Tomate algún día de descanso, el cuerpo y nuestros músculos también necesitan descansar para coger los próximos entrenamientos con energía.

Recuerda siempre realizar una semana de “recuperación activa” después de haber entrenado durante 5 o 6 semanas. Baja la intensidad de tu entrenamiento y el peso. Esto no te hará perder masa muscular, no te estancarás, lo que ganarás será prevenir el catabolismo y que tus resultados sean mucho mejores.