Cada vez que alguien me dice que come limpio, mi pregunta es, “¿Qué significa una alimentación limpia para ti?

A menudo pensamos en nuestra dieta es saludable, ya que está llena de frutas, verduras y carnes magras. Y sin embargo, en nuestro cuerpo no lo notamos de la manera que nos gustaría, ¿Cuál podría ser el problema? Aquí dejo algunos consejos para limpiar una dieta ya saludable y lograr tus objetivos.

Consejo # 1 : Bocado inteligente

Merienda alimentos crudos. Los bocadillos se pueden salir del control de nuestra dieta rápidamente. Todos somos culpables de sentarnos a ver la televisión con una bolsa de galletas de arroz “sanos” y devorarla. Las frutas frescas, verduras, frutos secos y semillas son algunas opciones muy buenas.

Por ejemplo, incluir almendras crudas es una gran opción. Aquí, la atención la enfocamos en la masticación. Las almendras crudas requieren más masticación que almendras tostadas.

Consejo # 2 : Cocinar con aceite de coco

No cocine a fuego alto con aceite de oliva. El aceite de oliva es una grasa saludable directamente de la botella, pero si se cocina cambia. Las elevadas temperaturas transforman las moléculas de grasa  del aceite de oliva y hace que muchos de sus beneficios saludables desaparezcan. Cuando el aceite de oliva se oxida a temperaturas altas, se convierte en cualquier otro aceite de cocina. Si es necesario utilizar métodos de cocción que requieren altas temperaturas, elegir el aceite de coco.

Consejo # 3 : Controla tus carbohidratos

Realiza un seguimiento de los hidratos de carbono. Sí, la quinoa es buena para ti, pero tener un recipiente desbordante en cada comida no lo es. Los carbohidratos saludables tienen un lugar en nuestra dieta. Las patatas, harina de avena, frutas y pastas de grano entero forman parte de la dieta sana, pero no deben ser consumidos en exceso. Tener avena para el desayuno, pasta para la comida, y quinoa para la cena no te ayudará a alcanzar sus objetivos. Ingiere porciones pequeñas durante el día, no tres o cuatro raciones grandes.

Consejo # 4 : Presta atención a su salud intestinal

Localiza la sensibilidad/intolerancia que tienes a los alimentos y no los ignores. Las intolerancias pueden ser causadas ​​por la fruta, gluten, o productos lácteos. Tanto mayores como menores sensibilidades alimentarias pueden interrumpir la digestión y causar dolores de estómago, así que presta atención a los síntomas. Cuando el estómago se siente incómodo, detéctalo y deja de ingerir ese alimento sustituyendo por otro que características similares. Evitar molestias es el mejor camino.

Consejo # 5 : Condimentar los alimentos

Utiliza especias. Existen muchas clases, y experimentando con ellas se puede evitar el aburrimiento en las comidas. El comino es delicioso, así como el curry. Experimenta, pero no te olvides de que las especias también te pueden producir problemas estomacales.

Consejo # 6: Productos ecológicos

Unirte a la agricultura y ganadería ecológica es otra buena opción. Nos ofrecen productos frescos, productos lácteos y la carne de alta calidad. Esta es una gran manera de experimentar con frutas o verduras que puede que nunca hayas intentado. También aprovéchate de las granjas y agricultura local y consume alimentos frescos y limpios.

Consejo # 7: Alimentos enlatados

Enlatar tu propia comida tiene un montón de ventajas como la longevidad, mejor sabor que los productos químicos comprados en la tienda, y sin ningún misterio ni aditivos. Elabora tus propia comida e introduce los alimentos en tarros en lugar de latas de aluminio, que se libren del sabor metálico de la tienda de comestibles de alimentos enlatados. Puedes envasarlos al vacío para que duren más tiempo.